Somos agua de Laura Madrueño

Laura Madrueño portada reseña somos agua

Bucea, viaja y sumérgete con Laura Madrueño. Descubre la belleza que esconde las profundidades y los peligros que la acechan en su libro «somos agua».

Aquí te contamos algunos datos del libro para animarte a conocer y contemplar las aguas de nuestro planeta desde otra perspectiva. ¿Preparad@?

Laura Madrueño

Es posible que el nombre no te resulte familiar pero sí lo sea su imagen, ya que si has visto alguna vez las noticias de Mediaset, habrás visto a Laura presentando el Tiempo.

Además de ser periodista y presentadora de profesión, es una experta submarinista, documentalista y defensora de los mares en su tiempo libre.

«El agua y el aire, los dos fluidos esenciales de los que depende la vida, se han convertido en los basureros del planeta».

Jacques-Yves Cousteau

Frase extraída del libro «somos agua» de Laura Madrueño.

«Somos agua»

El libro está dividido en varios bloques y cada uno de ellos en diferentes capítulos. Contiene además un cuadernillo con varias imágenes que Laura va explicando a lo largo de la lectura.

Estos factores hacen que casi no te des cuenta de las 460 páginas que contiene el libro, ya que, tanto la fluidez de las palabras, el interesante universo que desvela y las impresionantes imágenes que contiene, el libro te atrapa y te sumerge en cada momento.

Laura, tú y el azul

En los primeros bloques del libro, Laura nos cuenta sus experiencias submarinas, desde la primera vez que se adentró en el azul cuando era una niña, hasta sus experiencias más alucinantes en su edad adulta, por los mares y océanos de todo el mundo.

De esta manera, tú y Laura os sumergiréis en las profundidades de nuestro planeta, bucearéis con animales sorprendentes como ballenas o tiburones y os adentraréis en las zonas más inaccesibles de diferentes países como México, Filipinas o Indonesia.

Por si fuera poco, Laura también te mostrará impresionantes estructuras posadas en el mar, como el pecio SS Thistlegorm. Un impresionante carguero de vapor hundido que en 1941 se hundió en el mar Rojo tras haber sido alcanzado por varias bombas alemanas con una carga millonaria de camiones, vehículos blindados, motocicletas, pistolas, radios, botas… que todavía perduran como si no hubiera pasado el tempo.

Un futuro incierto

Tras conocer las sorprendentes bellezas naturales y la vida acuática, el resto de bloques están destinados a presentarte la preocupante realidad de nuestros mares y océanos. Un sistema frágil e interconectado que estamos destruyendo, cada vez más rápido.

Una información que todo el mundo debería conocer y que además, Laura resume y explica con sencillez, ofreciéndote además las herramientas para cambiar el futuro.

Veamos algunos puntos como ejemplos.

La basura tecnológica en el tercer mundo

Los países occidentales, con la capacidad necesaria para producir y reciclar, inunda reiteradamente países subdesarrollados de chatarra.

Una parte considerable de los residuos llegan a Agbogbloshie en Ghana. Un barrio a las afueras de la capital convertido en el vertedero más grande de chatarra procedente de Europa y Norteamérica.

En ellos, personas sin recursos extraen materiales como el cobre o el aluminio, a cambio de una miseria y usando métodos nocivos para la salud y el medio ambiente.

El problema no termina ahí, ya que esos residuos electrónicos contienen una gran acumulación de elementos tóxicos que, al juntarse en los vertederos con otro tipo de basura se vuelven altamente contaminantes.

Los plásticos

Según indica Laura, se han fabricado 9.200 millones de toneladas de plástico. Esto equivaldría a más de 28.000 rascacielos como el Empire State.

De estos 28.000 rascacielos, 22.000 están fuera de la circulación (7.000 millones de toneladas de residuos plásticos). El 14% se ha incinerado y solo el 10% se ha reciclado (2.200 rascacielos). Por lo que hoy en día, convivimos con la friolera cantidad de 17.000 rascacielos de plásticos.

Los plásticos inundan las aguas. Islas de plásticos, botellas, bolsas y un largo etcétera están presentes en las playas, costas y profundidades acuáticas de todo el planeta. Por si fuera poco, los microplásticos y nanoplásticos forman parte de la alimentación de animales acuáticos, e incluso los componentes tóxicos que se desprenden del plástico también pueden encontrarse en tu cuerpo, en el aire y en el suelo.

«Si la tendencia actual se mantiene, en 2050 nuestros océanos tendrán más plásticos que peces.»

António Guterres, secretario general de la ONU.

Frase extraída del libro

Cambio climático, sobrepesca y otros peligros

Laura también nos explica el cambio sin precedentes en el clima, los factores que lo potencian y las consecuencias. Olas de calor, pérdida de hielo, acidificación oceánica y desertificación, son algunas consecuencias que a día de hoy ya observamos. Incuso plantea un escenario, no muy lejano en la que las consecuencias son mucho peores.

La industrialización de los alimentos ha provocado daños irrevocables a nuestro planeta. La ganadería industrial es una de industrias más contaminantes y una de las mayores emisoras de gases de efecto invernadero. Lo mismo ocurre con la pesca industrial o sobrepesca.

El aumento de la población ha generado una sociedad de consumo, egoísta y autodestructiva.

Conseguir el libro

laura madrueño,  portada del libro somos agua
Portada del libro «Somos agua»

Título: Somos agua

Autora: Laura Madrueño

Editorial: Aguilar

Año de edición: 2021

Nº de páginas: 304

¿Te ha gustado? Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad