¿Qué hay detrás de los alimentos que consumimos?

ALIMENTOS QUE COMEMOS PORTADA EL NEGOCIO DE LA COMIDA

Detrás de los alimentos que consumimos se encuentra un sistema empresarial que esconde muchas artimañas y mentiras. Si quieres conocer cuáles son, continua leyendo.

¿Eres realmente consciente de cómo han sido elaborados, de qué forma y de dónde provienen los alimentos que consumes? ¿Alguna vez te has preguntado por qué hay hambre en un mundo donde se produce más comida que nunca? ¿Cómo es posible que sea más barato un producto de fuera que uno local? Las respuestas más sinceras a estas preguntas es un rotundo desconocimiento.

Ha llegado el momento de saberlo y Esther Vivas nos lo cuenta todo en su libro «el negocio de la comida».

Los juegos del hambre

El agronegocio, a pesar de vestirse como un sistema empresarial neutro, esconde una serie de intereses que no solo determinan qué comemos, sino quién puede y quién no puede comer.

Nos han hecho creer que el hambre es una catástrofe natural pero en realidad es el resultado de determinadas políticas, de especulaciones alimentarias y medidas de ajuste impuestas a los más desfavorecidos. Políticas que Esther nos explica y detalla con claridad.

Entre algunas de esas políticas nos cuenta que el precio de la mayor parte de los alimentos que consumimos se determina en los mercados a futuro. Transacciones que no corresponden a intercambios comerciales reales, sino a la compra y venta de materias primas con el objetivo de especular y hacer negocio. Los mismos que causaron la crisis de las hipotecas subprime, son quienes ahora especulan con la comida, aprovechándose de unos mercados globales desregularizados y altamente rentables.

Nos quieren enfermos y gord@s

La comida basura no es solo que nos enferma, sino que nos convierte en verdaderos adictos.

La mayor parte de los alimentos que consumimos están elaborados con altas dosis de aditivos químicos que alteran los alimentos en función de los intereses de la industria. El objetivo es claro, vender más.

Cuatro de las diez primeras causas de mortalidad son enfermedades crónicas cuya conexión con la dieta está comprobada. Una dieta basada en la ingesta de muchos alimentos procesados, mucha carne, mucha grasa y azúcar añadido.

El modus operandi del sector no falla.

  1. La publicidad, tanto para vendernos lo malo como para vendernos los productos milagro.
  2. La culpabilización. El consumidor es culpable de comer mal, engordar y enfermar, mientras esconden las causas estructurales de tanta gordura y enfermedad.
  3. El experto. Los mismos que nos venden comida de mala calidad, nos dan lecciones de nutrición y ofrecen alimentos funcionales.

¿Hay alternativas?

En primer lugar, consumir de forma consciente, diría que es una obligación de todos los individuos que participamos en esta sociedad consumista e insaciable. Así que esta premisa valdría para todo tipo de adquisiciones sean objetos, servicios o alimentos. Saber qué consumimos, por qué y de dónde provienen son la base, en mi opinión, de una sociedad más consciente, libre y menos maleable.

Cuando eres consciente, las alternativas aparecen, porque haberlas las hay. El consumo de productos de temporada, compra local y sin intermediarios.

Las grandes compañías dominan el mercado. Un ejemplo de ello es Mercadona. Juan Roig, fue creciendo y creciendo hasta hacerse con el segundo puesto de los más ricos de España. Labrando su fortaleza de poder con amiguismos políticos, ayudas empresariales y negociaciones exclusivas con sus proveedores. El equipo de Juan Roig decide qué se produce, en qué condiciones, a qué precio y cómo lo compramos. ¿A esto le llamamos libertad?

Monsanto es otra gran compañía, propiedad de la farmacéutica Bayer, que tiene ganado el puesto de liderazgo a lo que fabricación y comercialización de semillas transgénicas y herbicidas se refiere. El único maíz transgénico que se produce y se comercializa en Europa es cortesía de esta compañía quien al carecer de rivales, posee el poder para decidir sobre su producto y en definitiva, para decidir lo que todos comemos. Si quieres saber más información sobre esta empresa tan controvertida, puedes ver su historial aquí.

Razones para leer este libro

En conclusión, «el negocio de la comida» de Esther Vivas es uno de esos libros para añadir en la lista de imprescindibles, que incluso recomendaría en institutos y universidades para generar una perspectiva más crítica del mundo en el que vivimos.

Esta obra, además de destapar y analizar las entrañas del sistema agroalimentario, también es un manual informativo imprescindible para sacar nuestras propias conclusiones y pasar a la acción, recalcando que sí se puede cambiar las cosas.

Conseguir el libro

post alimentos que consumimos, Portada del libro El negocio de la comida de Esther vivas
Portada del libro El negocio de la comida de Esther vivas

Título: El negocio de la comida

Autora: Esther Vivas Esteve

Editorial: Icaria

Año de edición: 2017

Nº de páginas: 232


¿Te ha gustado? Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad