¿Dónde surgirán los próximos virus?

portada libro grandes granjas grandes gripes de Rob Wallace

Lo que muchos ya saben, pero no quieren que sepas

Sobre virus ya disponemos de mucha información y una gran variedad de teorías. Una de ellas, es la que comentamos en la anterior reseña, donde mencionamos el eficaz recurso que los virus proporcionan a la geopolítica. Incluso, ya se habla de la fecha aproximada de la siguiente pandemia. Una gran cantidad de murmullos que cuando llega la hora de señalar negligencias y de exigir responsabilidades, todos enmudecen.

Para encontrar la mayor fábrica de virus de todo el planeta, no es necesario buscar laboratorios hipersecretos de alta seguridad. Están tan cerca de nosotr@s, que no nos damos cuenta. Si quieres saber dónde buscarlos, sigue leyendo. Te lo cuento, con la ayuda de Rob Wallace y su libro «grandes granjas, grandes gripes».

👉Esta lectura te hará reflexionar sobre:

  • Las malas prácticas de la agroindustra y sus hilos de poder.
  • las consecuencias,
  • y las posibles salidas.
Table Of Contents

Autor

Antes de nada, aclaremos que Rob Wallace no es el murmullo de una persona que lanza teorías sin fundamento. Más bien, es la voz de un ecólogo y biólogo evolutivo que ha estudiado diversas enfermedades víricas, como la gripe o el VIH. Ha sido consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de los centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Además de ser investigador en filogeografía en la Universidad de Minnesotta, EE.UU.

Así pues, podemos afirmar que Rob Wallace, es una de las pocas voces, capaz de revelar lo que muchas de ellas callan. Dedicándose a estudiar la relación que hay entre, la producción industrial de alimentos con la destrucción ambiental y la generación de nuevos patógenos.

Rob Wallace
Autor del libro «Grandes granjas, grandes gripes»

Libro

«Grandes granjas, grandes gripes» desvela los problemas del sistema alimenticio que proporcionan el entorno ideal, para la evolución de una gran variedad de patógenos. Analizando además, la relación que hay entre la producción industrial de alimentos, con la destrucción del medio ambiente, la creación de nuevos patógenos, y su relación con los sistemas políticos y económicos. Aspectos que muchos gobiernos y científicos no están dispuestos a señalar.

Este libro, es una recopilación de algunos artículos y publicaciones, escritas por el autor, entre 2010 y 2015, en el blog Farming Pathogens, y en otras fuentes.

Contrasta la histeria por el bioterrorismo generada a raíz del 11S con los millones de maletas bomba cargadas de gripe que atraviesan en camiones las fronteras sin control alguno.

Frase de Rob Wallace, extraída del libro.
Portada del libro de Rob Wallace, "grandes granjas, grandes gripes"
Portada del libro de Rob Wallace, «grandes granjas, grandes gripes»

Grandes granjas, grandes poderes

La agroindustria está formada por las empresas industriales que producen y comercializan productos agrícolas. Los avances científicos han impulsado este tipo de negocio, ideando nuevas formas de aumentar la producción. Un negocio que además, se ha visto favorecido por determinadas políticas y subvenciones.

Poder económico

Según explica el autor, tras la Segunda Guerra Mundial, la producción agrícola y ganadera ha ido industrializándose y creciendo cada vez más. Integrando verticalmente todos los sectores de producción bajo el techo de una misma empresa y expandiendo su línea de producción por todo el mundo.

Gozando además, de diferentes subvenciones y tratados económicos. Consiguiendo así, amplias ventajas para reducir costes, externalizar fallos del mercado y trasladar la producción a otras regiones del mundo. Lugares donde la legislación es más laxa, la mano de obra más barata y las tierras más asequibles.

Las empresas, altamente subvencionadas y favorecidas, inundan el mercado con productos a precios competitivos, que nadie puede superar. Una vez han eliminado a la competencia de pequeños agricultores, ganaderos y empresas locales, es cuando el dominio total del mercado, ya está servido.

🥚Ejemplo: Grupo Charoen Pokphand. A día de hoy, es uno de los conglomerados más grandes del mundo, con sede en Tailandia. Una de las mayores productoras de aves de corral, de cerdos y otros productos agrícolas. Posee el negocio minorista más grande del sudeste asiático. Cuenta con instalaciones en varios países y tiene bajo su control, diversas líneas de negocio (cría, piensos, restaurantes de comida rápida, etc.). Además de poseer una importante cartera de inversiones en otros países.

Político

A las Big Food, les gusta ganar mucho dinero y para conseguirlo, tienen el propósito de proteger su negocio a toda costa. Su conexión con las altas esferas políticas es una estratégia eficaz, para eludir responsabilidades y limitar cualquier protesta contra ellas.

Los costes de las granjas industriales se externalizan rutinariamente. El Estado se ha visto obligado durante mucho tiempo a pagar la cuenta de los problemas que causan estas granjas; entre ellos, los problemas de salud de sus trabajadores, la contaminación que inunda las tierras circundantes, la intoxicación alimentaria y los daños en la infraestructura de transporte.

Extracto del libro.

Costes que los gobiernos están dispuestos a pagar para que las granjas industriales puedan seguir operando sin interrupción.

🐽Dato curioso🐽: tras la gripe porcina originada en México en 2009, se generó una gran avalancha de quejas, por parte del sector porcino. Temían que dicha denominación provocara efectos negativos en sus ventas. Por ello, solicitaban a la OMS, cambiar el nombre a la gripe porcina. Finalmente, la OMS accedió y la gripe porcina pasó a ser, la gripe A/H1N1. Este no fue el único cambio de nombre que la OMS ha realizado, bajo la petición de gobiernos y multinacionales.

Total: la naturaleza ya tiene dueño

La agroindustria, con la ayuda de la ciencia y la tecnología, ha adquirido el poder de traspasar cualquier barrera natural, que impida maximizar su producción y satisfacer los antojos del mercado. Alterando tanto el entorno donde trabaja, como la «mercancía» que comercializa.

Cualquiera que sea su país de origen, el «científico americano» acaba tan sometido a una selección artificial como cualquier pollo objeto de su estudio. Una mercancía protoplásmica con tweed o chaqueta blanca que cacarea en las solicitudes de propuestas para conseguir unas pocas semillas de capital inicial.

Frase extraída del libro.
A continuación te detallo una breve lista para que veas algunos ejemplos:
  • Uso de químicos en fertilizantes y piensos para conseguir determinados objetivos que aumenten y mejoren la producción. Por ejemplo, pequeñas cantidades de arsénico en el pienso de las aves para que su carne se mantenga rosada.
  • Ganado rellenado con miles de toneladas de antibióticos para acelerar su crecimiento y paliar las enfermedades ocasionadas por sus condiciones de vida. Algo que acaba inmunizando a los gérmenes y a los seres humanos.
  • Plantas y animales silvestres modificados genéticamente. Generando monocultivos genéticos que alteran los ecosistemas, eliminan las barreras inmunitarias naturales y empobrecen la diversidad genética. Cuando se produce una biodiversidad no planificada en la línea de «productos» se eliminan. Por ejemplo, pollitos macho triturados vivos en las granjas industriales de gallinas ponedoras.
  • Alteración del entorno para que animales y plantas aumenten su producción. Como es el caso de las gallinas ponedoras, que viven en un día sin fin de luz artificial, para aumentar la puesta de huevos.

No olvidemos que la mercancía con la que trabaja la agroindustria son organismos vivos que respiran, se enferman y se transportan al rededor de todo el planeta. Generando además, un fuerte impacto ambiental (deforestación, contaminación, degradación de los ecosistemas, etc.).

Imagen sobre el trato que hace la agroindustria a los organismos.
Imagen sobre el trato que hace la agroindustria a los organismos.

Te invito a investigar qué otras prácticas se realizan en las granjas industriales en Igualdad Animal o en el portal de Greenpeace España.

Grandes granjas, grandes enfermedades

Antes de abordar la relación que hay entre la agroindustria con los patógenos, hablemos un poco sobre éstos últimos.

Los gérmenes están por todas partes. Organismos, como el de los animales, plantas y seres humanos, están preparados para combatir los gérmenes infecciosos gracias al sistema inmunitario. El problema aparece cuando los gérmenes mutan, permitiéndoles ganar la batalla a las defensas del organismo que infectan. Esto quiere decir que los patógenos, tienen el impresionante poder de evolucionar hacia variantes asombrosas en cualquier momento.

Los virus, son uno de esos agentes infecciosos que pululan por ahí en grandes cantidades. Tal y como dice el titular de National Geografic, «hay más virus que estrellas en el Universo». Aunque no todos son capaces de afectar a los humanos y la mayoría de ellos, se encuentran en los Océanos.

Ahora sí, entrando en el meollo de la cuestión. Las actividades de la agroindustria aportan el entorno propicio para la evolución de una gran variedad de agentes infecciosos. ¿Por qué?

Algunas evidencias de su intrusión en la evolución de patógenos:
  • La diversidad de especies era uno de los medios naturales para responder a la constante evolución de los gérmenes. Pero tal y como hemos visto anteriormente, esa diversidad genética ha sido reducida y con ello, la respuesta inmunológica de los organismos.
  • Granjas de grandes tamaños y grandes densidades de población, facilitan mayores tasas de transmisión.
  • Las condiciones de hacinamiento de los animales, reducen la respuesta inmunitaria.
  • Los animales, se sacrifican cada vez más jóvenes. Acelerando así el umbral de transmisión de los virus.
  • Virus capaces de derribar sistemas inmunitarios más robustos y jóvenes, da lugar a virus más peligrosos.
  • La invasión y destrucción de zonas naturales, ha levantando nuevos patógenos, eliminado las barreras de contención y reactivado la capacidad evolutiva de los virus en un nuevo ambiente interconectado, entre el ganado industrial, las personas y la red global.
  • El transporte de animales vivos, supone que cuantos más países sean los afectados, más probabilidades tendrán los virus de atravesar la armadura epidemiológica del mundo.

Cada vez hay más virus

La agroindustria, las finanzas mundiales, la destrucción del medio ambiente y el cambio climático, guardan más relación con la aparición de patógenos, de lo que se pensaba.

Los patógenos están emergiendo en todo el planeta. En Europa estuvo el H5NX. Brasil sufrió el virus Zika. Y en México, tuvieron la gripe porcina producto de gripes que estaban circulando en granjas de propiedad norteamericana. Es decir, la evolución de los patógenos no es solo un fenómeno chino sino global.

Un riesgo que la agroindustria está dispuesta a correr, con el beneplácito de los gobiernos. Una alianza estratégica entre las multinacionales, la agroindustria y las nuevas pandemias globales.

Virus y sistema productivo

El virus de la gripe evoluciona constantemente. Existen 4 tipos de virus gripales y el más peligroso, debido a su gran capacidad de franquear la barrera de las especies, es la gripe tipo A. Puede afectar tanto a animales como a personas. Dentro de este grupo, se distinguen otros subtipos: H1N1 (subtipo relacionado con la pandemia de gripe española de 1918 originada en EEUU, y la gripe porcina, originada en México en 2009), H5N1 (subtipo de la epidemia de gripe aviar de 2007 en China) y una gran variedad más.

Diferentes investigaciones revelan que la producción industrial está implicada en el aumento de la diversidad de la gripe humana. Como el estudio que llevaron a cabo en los Países Bajos durante el brote de gripe H7N7 en 2003. El 17% de estos brotes se dieron en explotaciones industriales, mientras que en las pequeñas granjas solo hubo un 0,1%.

Otro ejemplo de virus relacionado con la producción y el comercio industrial es el SARS-Cov-2, más conocido como Covid-19. Es un tipo de coronavirus, que constituye solo una de toda una serie de nuevas cepas patógenas, que han aparecido o reaparecido súbitamente, como amenazas para los seres humanos en este siglo.

Ya hemos tenido tres episodios mortales de coronavirus: SARS1 (China,2002), MERS (2012, en medio oriente), y SARS2 (China,2019), y todo esto ha ocurrido solo en los últimos 20 años. Sus orígenes están asociados al sistema de producción y el comercio industrial que invaden la geografía económica de China.

Como decíamos, la capacidad de evolución de los virus es asombrosa por lo que cada año surgen nuevas mutaciones. Un fenómeno global cuyas consecuencias no se pueden predecir. Lo que sí podemos asegurar, es que el entorno en el que se mueven es más favorable para su evolución más peligrosa.

Virus y política

El poder político da forma tanto a las enfermedades infecciosas como a las ciencias que las estudian.

La cooperación inadecuada puede dar cobertura a prácticas agrícolas y de sanidad pública que lleven al mundo al precipicio de la pandemia siguiente.

Frases extraídas del libro.

Rob Wallace menciona, una amplia variedad de ejemplos donde gobiernos, instituciones intergubernamentales, industrias, científicos y medios de comunicación, colaboran conjuntamente para mitigar o trasladar la relación evidente entre la producción industrial y la evolución de patógenos.

Gif animado de colaboración
Gif animado de colaboración

Como es el caso de Tailandia, durante los primeros brotes de gripe aviar. El grupo Charoen Pokphand (ya mencionado anteriormente), y otros grandes productores, llegaron a un acuerdo con los funcionarios del Gobierno tailandés. Se ofrecieron a pagar a los granjeros para que guardaran silencio sobre sus pollos infectados. Proporcionándoles además, vacunas a los trabajadores de determinadas empresas, mientras ocultaban la verdad al resto de granjeros independientes.

Tailandia no es la única. También lo hemos visto en China, que ocultó el brote de SARS y con los diferentes subtipos de gripes que se han ido descubriendo en el sur de este país. Así como la manipulación de diversos informes científicos con objetivos políticos realizados en Estados Unidos durante la administración Bush, tal y como señala el autor.

¿Qué podemos hacer?

Imagen las vacunas no son suficientes.
Imagen las vacunas no son suficientes.

Las vacunas u otras profilaxis, en un entorno donde los virus mutan continuamente y se transmiten con la facilidad que nuestros sistemas económicos, sociales y políticos se lo permiten, no son suficientes. La solución definitiva reside en refutar las hipótesis básicas de la agroindustria para encontrar modelos alternativos.

Propone una serie de medidas a corto y largo plazo. Como por ejemplo, una agricultura de conservación que concentre una pluralidad de formas que alinee de modo sostenible, a las personas y a sus ecologías. Restablecer ecosistemas, reconstruir las infraestructuras de salud pública mundial y, librar la política y el poder de las garras del capital.

Rob añade, que además, es necesario tomar conciencia de las consecuencias perjudiciales que derivan del crecimiento humano y su consumo. Criticando las propuestas del neoliberalismo verde, que parecen estar más enfocadas a trasladar los daños ocasionados por los circuitos del capital a la moral del consumidor individual.

Notas personales sobre el libro que debes saber antes de comprarlo

Si te ha llamado la atención este tema y quieres profundizar más leyendo el libro, antes de adquirirlo debes de saber lo siguiente.

Es un libro muy interesante y necesario. Primero, para comprender muchos aspectos sobre los virus, las prácticas abusivas de la agroindustria, del poder y sus consecuencias. En segundo lugar, para replantearnos el hecho de que si no deseamos más virus ni pandemias, deberemos rechazar aquellas actividades que las propician, aunque ello conlleve modificar nuestro sistema productivo.

Al tratarse de publicaciones científicas, aun siendo explicadas para un público general, en algunas ocasiones la lectura puede resultar compleja y la estructura, desordenada. Pero esto no es nada que no se pueda resolver con un bloc de notas, lápiz y San Google😄.

Conseguir el libro

Portada del libro "grandes granjas, grandes gripes" de Rob Wallace
Portada del libro «grandes granjas, grandes gripes» de Rob Wallace

Título: Grandes granjas, grandes gripes.

Autor: Rob Wallace

Editorial: Capitán Swing

Nº de páginas: 509

¿Te ha gustado? Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad