RESIDUO CERO. Como reactivar la economía sin cargarse el planeta

Portada Residuo Cero

En este libro: Residuo cero. Como reactivar la economía sin cargarse el planeta vemos algunas medidas que se deben de tomar para avanzar hacia una economía de Residuo Cero. Algunas de ellas son:

  • Rediseñar los productos para que puedan ser reintroducidos en el ciclo productivo.
  • Hacer una recogida selectiva de todos los residuos reciclables o biodegradables.
  • Reducir a cero los residuos no reciclables.
Table Of Contents

AUTOR: Joan Marc Simon

Nativo de Barcelona, vive en Bruselas donde coordina el trabajo de Zero Waste Europe.

Es licenciado en economía y con formación en Cooperación al Desarrollo. Trabaja desde 2006 en el sector de la gestión de recursos.

Es orador habitual y participa en foros internacionales de promoción de la estrategia Residuo Cero. También participa en varios proyectos y procesos de innovación social, justicia social y medio ambiente.

LIBRO: RESIDUO CERO. Como reactivar la economía sin cargarse EL PLANETA

¿Por qué generamos tanta basura?

La sociedad de consumo moderna a menudo se ha identificado con la sociedad del usar y tirar.

Los residuos son uno de los productos derivados de haber diseñado una sociedad dependiente del consumo de cantidades ingentes de recursos energéticos y materiales y además de haberla diseñado siguiendo un proceso lineal. No siempre ha sido así, y no tiene por qué seguir siendo así.

Extracto del libro.

Vivimos en un modelo productivo que necesita derrochar.

¿Cuánto tiempo se utiliza un vaso de plástico?

El vaso de plástico hecho de petróleo nos ha servido para beber durante unos segundos y ya está. Aquí termina su vida útil. A partir de ahí comienza su vida inútil que puede alargarse cientos de años.

Y este problema lo tenemos con la mayoría de productos.

¿Cómo hemos llegado a despilfarrar tanto?

Desde la Revolución industrial que comenzó en el siglo XVIII hasta hoy en día, hemos provocado un aumento de la productividad nunca visto hasta la fecha.

Con el mismo trabajo hemos llegado a producir más cosas.

Aumentar la oferta de productos ha provocado una reducción en los precios dando acceso a más gente a poder adquirirlos. Este sistema económico depende del crecimiento para funcionar, y por eso es necesario que siempre haya quien quiera comprar toda esta producción.

Con el tiempo nos volvimos muy eficientes en la producción, pero faltaba demanda para que interesara seguir produciendo. Por ello, se empezó a manipular la demanda aumentándola artificialmente.

Evidentemente, un cierto nivel de consumo es indispensable para satisfacer las necesidades básicas de los compradores, pero este sistema económico ha olvidado dos aspectos fundamentales a tener muy presentes:

  1. Que los recursos de la tierra son limitados.
  2. Que el ser humano forma parte de un ecosistema global, cuya alteración tiene un impacto sobre sí mismo.

Hasta ahora, la innovación ha ido enfocada a aumentar la eficiencia en la producción. Siempre se ha creído que la protección del medio ambiente no era eficiente (por eso en tiempos de crisis los gobiernos han hecho recortes en proteger el medio ambiente).

Pero realmente nunca se ha cuantificado el retorno económico y social de las acciones de protección medioambiental.

La relación con los ecosistemas cercanos es básica para el desarrollo de las comunidades a largo plazo y por eso es básico que la innovación vaya dirigida a aumentar la resiliencia.

Extracto del libro.

Es necesario cambiar hacia una nueva economía que sea más sostenible para todos y en todos los sentidos, pero también capaz de ofrecer buenas condiciones de vida a los ciudadanos. El autor nos propone en el libro que para ello es necesario que esta nueva economía se componga de varios principios, entre ellos:

  • Debemos cambiar la manera de entender la economía.

El objetivo de la economía debe ser estudiar como satisfacer las necesidades de las personas a corto y largo plazo, sin olvidar que los recursos de los que disponemos son limitados.

  • El ciclo de la economía debe ser circular.

Todos los materiales que se producen deben de poderse reintroducir en el ciclo productivo. Los combustibles fósiles se deben poder reemplazar por energías renovables y se debe preservar la biodiversidad como activo básico.

  • Modificar el sistema impositivo.

Las reformas fiscales deben ir encaminadas a hacer el trabajo más barato. Pero no con recortes en sueldos, sino reduciendo impuestos sobre trabajos y aplicarlos al uso de materiales escasos.

El residuo cero

1. ¿Qué es el residuo cero?

El Residuo Cero es un objetivo y una dirección, pero también es una estrategia y un mensaje. Encapsula un paradigma nuevo de comportamiento y gestión del bien común básico para entender la sostenibilidad necesaria que garantice un uso racional de los recursos. Puede haber Residuo Cero sin sostenibilidad, pero no puede haber sostenibilidad sin Residuo Cero porque una economía que malgaste recursos de forma continuada no será nunca sostenible.

La filosofía del Residuo Cero: no hay residuos sino sistemas o productos mal diseñados. El Residuo Cero defiende volver al sentido común en la relación con los recursos. Ningún residuo es justificable si se puede evitar.

Extracto del libro.

2. ¿Cómo nos propone el autor que se haga esto?

2.1 Rediseño de los productos. Objetivo: Cerrar el círculo

Los productos se deben de diseñar para que su impacto ambiental sea positivo.

¿Qué debemos tener en cuenta?

  • La naturaleza no genera residuos, los generamos los seres humanos.

¿Qué hace que un producto, cuando llega al final de su vida útil, no pueda ser reciclado o reutilizado?

  • Que el material sea toxico, y sea imposible su reciclaje real. Este es el caso de los residuos radiactivos o la mayoría de medicamentos.
  • Que los productos estén hechos con una mezcla de materiales degradables que dificulten su reciclaje. Ej: pañales o zapatos.
  • Que el volumen o peso del residuo no compense el esfuerzo de reciclarlo. Ej: hojas de afeitar o capsulas de café.

El objetivo para cerrar el ciclo de materiales consiste en hacer los productos para que al final de su vida útil se puedan reciclar o compostar. Por ello hay que diferenciar entre el Ciclo Biológico y el Ciclo Técnico.

El ciclo Biológico: Los materiales deben de poder biodegradarse y transformarse en nutrientes para los suelos.

El Ciclo Técnico: Los materiales deben de ser libres de tóxicos para poder reutilizarlos en ciclos continuos o que se pueda reciclar en otro producto sin perder las propiedades. Es propio de los materiales que no consumimos, sino que utilizamos.

2.2 Hacer una recogida selectiva para asegurarnos de que todo queda dentro del círculo.

Diseñar los productos bien es solo una parte de la solución. Es importante que la recogida garantice que el esfuerzo por el buen diseño no sea en vano. Por ello debemos asegurarnos de que la recogida tenga lugar de forma eficiente sin mezclar los ciclos Biológico y Técnico.

2.2.1 La responsabilidad ampliada al productor (RAP).

El sistema de RAP que hasta ahora ha dado mejores resultados ha sido el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR). Consiste en que cuando una persona compra algo paga una cantidad como depósito que recuperará cuando retorne el bien en cuestión; el bien puede ser un coche de alquiler, un envase o un piso.

Este sistema sirve para hacer que los agentes productores se hagan cargo del coste de gestionar los residuos que ponen en el mercado. Ahora bien, no es cierto que este hecho los incentive a mejorar el diseño de sus productos. Por lo tanto, para que funcione este principio debe ser complementado con medidas legislativas como objetivos de reciclaje o prohibición de incineración, etc.

2.3 Reduzcamos el tamaño del círculo.

2.3.1 Evitemos el derroche alimentario.

Por derroche alimentario se entiende aquella comida en buen estado que por la razón que sea no nos comemos y que acaba en la basura. Esta comida es biodegradable al 100%.

De acuerdo con la jerarquía de residuos, antes de reciclar se debe prevenir, reutilizar o reciclar. Por eso, cuando hemos hecho lo posible para evitar que se genere excedente de alimentos en buen estado, se debe abrir la posibilidad de que estos alimentos puedan ser distribuidos:

  • Primero: Entre la población que pasa hambre o simplemente quiere alimentarse con excedentes de producción o con genero que los supermercados quieran tirar.
  • Segundo: Si todavía sobra comida, usarla para alimentar al ganado y animales de compañía.
  • En último lugar: Optar por cerrar el Ciclo Biológico utilizándolo para hacer biogás en un digestor anaerobio y después compostarlo para devolver los nutrientes a los suelos.

Desgraciadamente, todavía hoy la mayor parte de este desperdicio en Europa termina en vertederos o incineradoras.

2.3.2 Es mejor reducir el consumo de envases que reciclarlos.

Uno de los grandes flujos de residuos que han aparecido durante las ultimas décadas son todos aquellos asociados al envasado de bienes de consumo. El envasado de comida, de productos de limpieza, de cosmética, etc.

Tradicionalmente, la función del envase ha sido proteger el contenido, pero con la evolución del marketing se ha convertido en una pieza clave para atraer la atención del público consumidor.

Los 3 principios básicos que nos dice el autor que permiten incorporar el principio del Residuo Cero al packaging son:

  1. Garantizar que las personas consumidoras puedan comprar únicamente el bien de consumo, el contenido, en lugar de tener que comprar, y pagar, también el contenedor. Ej: Poder comprar a granel.
  2. El envase de un solo uso es un bien de consumo. Que el diseño de los materiales de los productos sea adecuado para el uso que han de servir. No tiene sentido que materiales de un solo uso (Ej: bolsas de plástico o botellas de bebidas) estén hechos de plástico, tetrapack o alumino, siendo productos no renovables y duraderos. Así que o bien se rediseñan con materiales biodegradables, de origen renovable, para cumplir la misma función. O bien se rediseña el producto o el sistema para que dejen de cumplir funciones de un solo uso.
  3. Todos los productos que no son de un solo uso deben ser realmente reciclables.

Por lo tanto, no se trata únicamente de reciclar más, sino también de generar menos residuos mientras vamos cambiando el paradigma que nos permita diseñar los bienes y los procesos logísticos que harán que los residuos vayan desapareciendo a medida que el círculo de materiales se vaya cerrando.

La sociedad del Residuo Cero

Resumiendo muchísimo todo lo que dice el autor, podemos decir que cambiar el paradigma no depende exclusivamente de las personas.

A nivel estatal es necesario empujar en dos campos prioritarios:

  1. Avanzar rápida y decididamente hacia la separación de calidad de la materia orgánica para cerrar el círculo de nutrientes, en una tierra cada día mas necesitada de éstos.
  2. Crear un sistema de depósito, devolución y retorno para los envases que nos permita acabar con gran parte del problema de contaminación marina, reducir costes de limpieza y cerrar el círculo de materiales en el sector.

CONCLUSIONES

El libro es más que recomendable y muy interesante.

En este post hemos comentado las ideas más generales, pero Joan Marc nos explica con muchísimos ejemplos cómo desde el gobierno y la administración hasta las empresas y la ciudadanía, podemos trabajar juntos por el camino hacia el Residuo Cero.

Si queremos un planeta habitable, lo podemos hacer. No es una utopía. En el libro nos damos cuenta de la importancia de cambiar el sistema a una economía circular, en la que los productos estén diseñados para que, al finalizar su uso, puedan reincorporarse en el ciclo productivo y evitar que se conviertan en residuos.

Consideramos que su lectura es muy necesaria, y nos hemos quedado con muchas ganas de comentar más ideas. Por ello, el próximo 07.01.2021 tenemos una sesión de lectura para debatir todas las ideas planteadas por el autor.  ¡Os invitamos a todos a que vengáis!

Aquí podéis encontrar más información sobre la sesión de lectura.


Conseguir el libro

Título: RESIDUO CERO

Autor: Joan Marc Simon

Editorial: Kaicron

Lugar de edición: España

Año de edición: 2017

Nº de páginas: 232

¿Te ha gustado? Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad